Monetizando tus aplicaciones

Cuando construimos aplicaciones para móvil es importante considerar de que manera obtendremos ganancia por nuestro trabajo. En este post plantearé las opciones que tenemos disponibles para monetizar nuestras aplicaciones usando el Marketplace de Windows Phone, además de contarles algunas consideraciones asociadas a los esquemas de monetización.

1. Vender un producto o servicio a través de una aplicación gratuita: Este es un esquema típico usado no solo para aplicaciones móviles. Podemos publicar nuestra aplicación gratuita y ofrecer algunas utilidades para motivar el que sea descargada por los usuarios e incluir en ella un servicio o producto de nuestro negocio. Recuerden que con una cuenta del APPHUB se pueden publicar hasta 100 aplicaciones gratuitas, y se paga 20 dólares por cada aplicación gratuita adicional, a diferencia de las aplicaciones con cobro que no tienen límite.

2. Vender nuestra aplicación en el mercado de aplicaciones: Si en vez de ofrecer de forma gratuita nuestras aplicaciones, deseamos cobrar por ellas, la recomendación es que investiguemos otras aplicaciones que ofrezcan funcionalidades similares a la nuestra y evaluar dos alternativas: generar un diferenciador para que un precio más elevado valga la pena y motive la compra de nuestra aplicación o bien, establecer un precio competitivo mientras logramos implementar mejoras.

Es importante que recuerden que actualmente en el Marketplace de Windows Phone cuando un usuario adquiere la aplicación, aunque esta tenga actualizaciones importantes no se volverá a cobrar por ella. Esta es de hecho la razón por la que a veces encontramos la misma aplicación en el Marketplace con nombres distintos, típicamente se ofrece una de ella de forma gratuita y la otra se vende y se hacen actualizaciones importantes además de elevar el precio si en algún momento se vuelve una aplicación popular. Ideas comunes de la oferta y la demanda.

Los desarrolladores establecen el precio de sus aplicaciones desde 1 hasta 499 dólares y reciben el 70% del valor cobrado. Los pagos se realizan una vez el desarrollador haya ganado 200 dólares o más. El pago es hecho a través de una transferencia bancaria desde EEUU por lo que se requiere un número BIC/Swift.

En este punto también es bueno considerar implementar el modo Trial (Demostración) en nuestras aplicaciones, de modo que podamos ofrecer a todos los usuarios nuestra aplicación para motivar posteriormente su compra.

Algunas formas de demostración que podríamos implementar pueden ser un numero de días, un numero de ejecuciones o funcionalidades limitadas. Las instrucciones para verificar en que modo descargó la aplicación un usuario se encuentran disponibles en MSDN.

Ofrecer un modo demostración es importante además, por que después de adquirida una aplicación sin importar su costo, un usuario no puede solicitar la devolución de su dinero, así que si tenemos una aplicación con un valor elevado, es preciso que el usuario pueda probar previamente su funcionalidad para que se decida a realizar la compra. En estos casos es importante que consideremos que la mayoría de desarrolladores usan como estrategia de monetización, establecer un precio bajo que muchas personas están dispuestas a pagar, en vez de esperar vender aplicaciones por precios elevados.

3. Insertar publicidad a nuestras aplicaciones: Para implementar esta estrategia existe en el SDK de Windows Phone 7.1, el Windows Phone Advertising SDK, el cual incluye controles que pueden ser incrustados en nuestras aplicaciones para desplegar los mensajes publicitarios.

Para configurar el tipo de publicidad que aparecerá en nuestras aplicaciones y ver los ingresos que estamos recibiendo a través de ellas debemos crear una cuenta en el Microsoft PubCenter.

En esta estrategia es importante atender el conjunto de mejores practicas entregadas en la web de Microsoft Advertising, con el fin de obtener la monetización más alta posible en nuestras aplicaciones.

¿Usas algún otro esquema de monetización para tus aplicaciones? Compártelo con nosotros dejando un comentario.